Campus Kolding

Kolding

Pasan los años y siempre nos queda el recuerdo de dónde hemos estudiado, la escuela, el instituto, el centro de formación, la universidad… sea cual sea el edificio al que hemos acudido tendrá bien merecido un espacio en nuestras memorias. Todos somos conscientes de que son lugares especiales, que han contemplado durante largos años como crecíamos como personas, madurábamos y vivíamos, aun así, no todos esos edificios de enseñanza son iguales, ni tienen el mismo encanto en sus paredes. ¿Estamos de acuerdo?

A pesar de lo que nos puedan inspirar esos grandes edificios universitarios con una cierta antigüedad, los nuevos tiempos han llegado, y nos muestran nuevos diseños que perdurarán en el recuerdo de las generaciones venideras. Es el caso de centro de aprendizaje de excelencia Campus Kolding, de la Universidad del Sur de Dinamarca, inaugurado en febrero de 2014.

El diseño

Ubicado en los terrenos de Gronborg en el centro de Kolding, cerca del puerto, la estación y el río, el Campus Kolding crea una estrecha interacción con las demás instituciones educativas de la ciudad, Kolding Escuela de Diseño e International Business College Kolding.

El proyecto de Henning Larsen Architects pretende, gracias a su innovadora fachada y a su planta triangular, crear un diálogo entre las actividades que se desarrollan en el interior del edificio y el observador en el espacio exterior.

En cuanto al diseño propio del edificio, el estudio Henning Larsen Architects no sólo ha reducido al mínimo la necesidad de energía para la iluminación, calefacción, refrigeración y ventilación, sino que también se ha centrado en la optimización de las propiedades pasivas del mismo para, a partir de su forma y su construcción, contribuir a resolver tareas sin la necesidad de acudir a tecnologías de energía intensiva.

Kolding

Se consideró la luz del día como parámetro importante del edificio para garantizar un clima interior saludable y el bienestar de los usuarios, sin embargo, lo ideal es equilibrar la entrada de esa luz natural utilizando en este caso la envolvente del campus, que consta de elementos móviles triangulares que regulan el flujo de entrada de la luz.

Este tipo de fachadas proporcionan una protección solar dinámica, que se ajusta a las condiciones climáticas específicas de cada momento del día y también a los patrones definidos por el usuario de las instalaciones, proporcionando luz óptima y cómodos espacios ambientales interiores a lo largo de la fachada.

El sistema de protección solar se basa en una composición a partir de 1600 persianas triangulares de acero perforado, montadas sobre la fachada de manera que puedan ajustarse al cambio de flujo de entrada de la luz. Las directrices de esos ajustes vienen dadas por unos sensores que miden de manera continua los niveles de luz y calor. A parte de lo práctico que resulta el sistema, otorga al edificio de un aspecto innovador que permite que por la noche la luz del interior atraviese el patrón perforado de las persianas haciendo parecer a la fachada más transparente y dejando ver al exterior las actividades interiores, asegurando así el diálogo entre el edificio y el espectador.

El estudio

En este tipo de edificios, es muy importante el enfoque que se da a la disposición de los espacios de trabajo y estudio, por ello, aprovechando el atrio interior de 5 pisos, la posición desplazada de las escaleras y la consecución de balcones de acceso, se crea una dinámica que permite que las actividades a desarrollar se abran hacia la plaza del campus.

Las aulas y salas para el estudio en grupo se reparten en la periferia de cada una de las plantas del edificio. Cuando es necesario, estos espacios pueden abrirse hasta la zona ocupada por los balcones a través de unas puertas correderas, lo que permite una mayor amplitud en la sala y por supuesto, un mayor aforo.

Por otro lado, la zona de balcones se basa en la variedad de necesidades de cada estudiante, ofreciendo espacios de estudio individual, así como entornos de trabajo en grupo para aquellos que prefieran la amplitud en lugar de los espacios cerrados que ofrecen las salas grupales.

Esta diversidad en cuanto a los espacios de trabajo favorece la interacción entre profesores, investigadores y estudiantes, permitiendo el intercambio de conocimiento entre toda la comunidad sin obligar a ello a los estudiantes que prefieran la tranquilidad y el individualismo.

Como guinda del pastel, el nuevo Campus Kolding ha sido nominado para el Premio de la Unión Europea de Arquitectura Contemporánea Mies van der Rohe 2015. Todo un lujo poder estudiar allí, aunque para los que ya no tenemos las mismas posibilidades nos bastará seguro ese preciado recuerdo de nuestra escuela. ¿Cuál es el tuyo?

Publicado en Arquitectura y etiquetado , , , .