La casa de la ópera de Guangzhou

Hoy en día, nos vamos acostumbrando a encontrar proyectos arquitectónicos con aires futuristas, gigantes, ostentosos y en general impresionantes, por norma, solemos asociarlos a sitios como Dubai que presume de fama por sus rascacielos y sus islas artificiales (no entremos en el debate sobre si esas islas van a acabar o no en lo más hondo del mar… ) pero hay otros lugares en los que encontrarlos. Es el caso de la Guangzhou Opera House, inaugurada en el año 2010 en Guangzhou (China), ¿te suena?

Ya de por sí ir a la ópera o disfrutar de un musical, ballet o cualquier arte escénica es una experiencia para los sentidos única, y si a eso le sumamos un entorno idílico y de la belleza de este auditorio, es seguro que la emoción se multiplica.

El diseño

Fue en el año 2002 cuando un concurso internacional de arquitectura atrajo a la arquitecta anglo-israelí Zaha Hadid, que junto con Patrick Schumacher presentó su diseño de auditorio como piedras en un arroyo suavizadas por la erosión, guardando perfecta armonía con la ubicación que tendría, junto al río Pearl.

El diseño evolucionó a partir de los conceptos del paisaje natural y siguió los principios de la erosión, la geología y la topografía favoreciendo su integración en el entorno. El conjunto lo forman dos volúmenes de distinto tamaño que simulan los guijarros del río situados sobre un terreno ondulado en el que se encuentra la zona ajardinada que da paso a la entrada general y a través de ella al espacio interior, en el que los muros de piedra de los vestíbulos evocan un paisaje montañoso, mientras que los de vidrio transmiten la ilusión de estar al aire libre en medio del entorno natural.

El volumen mayor, acoge el teatro de la ópera, con una capacidad para 1.800 espectadores, además del vestíbulo, una sala lounge y otra para exposiciones. Por otro lado, el menor fue concebido como una sala multiusos con capacidad para 400 asistentes en la que puede tener lugar casi cualquier espectáculo, desde un concierto de música de cámara a un desfile de modas. Tanto el escenario como las butacas son móviles, lo que lo convierte en el recinto ideal para representaciones experimentales. Imaginamos que para cualquier artista que tenga la oportunidad de trabajar en su interior debe suponer toda una experiencia, ¿no crees?

El interior

En la ópera de Guangzhou lo espectacular no se queda puertas afuera, dentro de cada volumen las líneas “plegadas” ayudan a definir los territorios y zonas, generando un interior de cortes dramáticos combinado con vacíos exteriores para contener la circulación de personas, pasillos y cafeterías, permitiendo además que la luz natural entre profundamente al edificio.

Ya te imaginarás que para Zaha Hadid no todo sería tirar líneas y hacer maquetas. Las claves para el diseño de una sala de conciertos, residen en “definir las dimensiones en función del tiempo de reverberación óptimo y del aforo que tendrá la misma”. Se debe tener especial cuidado en el techo, ya que es la mayor superficie que transmite el sonido de forma homogénea hacia la audiencia, mientras que el suelo debe tener la forma más adecuada para preservar la línea de visión hacia escenario para cada uno de los oyentes, mejorando así tanto la percepción visual como la auditiva.

Por si fuera poco, la arquitecta aseguraba que “los requerimientos para diseñar un auditorio son muy diferentes en la tradición occidental y en la oriental, en este caso en China, ya que centran su atención en el drama y la historia en lugar de dar prioridad a la acústica natural.”

Como cabe esperar, los materiales también son de gran importancia, en las salas de ensayo se usaron paneles de yeso reforzado con fibra de vidrio (GFRG) moldeados para potenciar el lenguaje de fluidez y continuidad, de igual modo en el auditorio son moldeadas las caídas en dichos paneles hacia la frontal, donde se requiere que la presión acústica se suavice. La teoría dice que cuanto más profundas y más cerca están las depresiones en los paneles, más eficaces son a la hora de bajar el tono de la presión.

Claramente, todo en este auditorio está más que pensado y estudiado, es por ello que la ópera de Guangzhou se convirtió en el catalizador para el desarrollo de las infraestructuras culturales de la ciudad, incluyendo nuevos museos y bibliotecas en la zona.

Es seguro que, si no lo conoces, se merece como poco una visita, ¿te animas?

Publicado en Arquitectura y etiquetado , , , , .
  • Gmlkm

    Claro que me animo, os animo a todos a visitar esta ciudad del sur de China. Junto con la ópera hay numerosos edificios que merecen una visita. Enhorabuena por el artículo

    • Haces muy bien en animarte Gmlkm, y de paso animar a los demás! Gracias por leernos 🙂