Passivhaus: Estanqueidad

La envolvente de un edificio o vivienda debe impedir el paso incontrolado de aire, tanto en el caso de las casas pasivas como en el resto. Esta necesidad es fácilmente comprensible y explicable pero a pesar de ello, es habitual oír que las juntas mal selladas en una construcción ayudan a mejorar la ventilación de una vivienda.

Esta afirmación es errónea por varias razones:

  1. El caudal de ventilación puede no ser suficiente. El volumen de aire que atraviesa las rendijas depende de la presión del viento en la envolvente (el viento no es constante y no depende de la ocupación de la vivienda) y la diferencia de temperaturas interior y exterior (a mayor diferencia de temperatura entre el interior y el exterior, mayores pérdidas térmicas al aumentar el caudal de aire).

  2. Posible penetración de agua exterior por las juntas.

  3. Aparición de moho y otras patologías. Una fuga de aire húmedo en invierno puede producir condensaciones en la capa aislante, producir moho y arruinar el material.

Por todo lo anterior, no parece buena idea confiar la ventilación del edificio a las juntas mal selladas. Y mucho menos en el caso de una vivienda Passivhaus donde la renovación del aire está controlada por un equipo de ventilación. La existencia de rendijas en la envolvente provoca una descompensación en el sistema de ventilación con corrientes de aire que pueden afectar a la confortabilidad en el interior y a la eficiencia energética de la vivienda.

A todo lo mencionado debemos añadir que una envolvente hermética mejora la protección frente al ruido.

¿Estanco es igual que aislado?

Estanqueidad al aire no debe confundirse con aislamiento térmico. Ambas propiedades son importantes para la envolvente del edificio pero por lo general tienen que ser alcanzadas de forma independiente una de la otra.

Un buen espesor de aislamiento no suele ser hermético, por ejemplo, soplar aire a través de una manta de lana mineral. Es un buen material aislante pero no hermético.

Al contrario, un material hermético no es necesariamente un buen aislamiento térmico, por ejemplo, una lámina de aluminio. Es totalmente hermética pero no tiene prácticamente capacidad de aislante térmico.

La hermeticidad al aire es un requisito importante para la construcción eficiente energéticamente, pero no el más importante (un buen aislamiento térmico lo es más). Por lo tanto el test de hermeticidad al aire (Blower-Door) es un requisito importante para una casa pasiva pero no es suficiente.

Es importante no confundir la permeabilidad al aire con la difusión al vapor. Por ejemplo una lámina de papel aceitado es hermética pero permeable. En cambio una lámina de polietileno extruido es hermética pero no permeable a la difusión de vapor.

Principios de la construcción hermética

El principio más importante para el diseño hermético es la llamada “regla del lápiz”. La envolvente del edificio debe poder ser dibujada sin interrupciones en cada sección, tanto horizontal como vertical, con un lápiz. Al hacerlo de esta manera, encontramos los puntos conflictivos que pueden poner en peligro la hermeticidad de la vivienda y podemos resolverlos de la mejor manera, consiguiendo el total control del proyecto. Sólo lo que es cuidadosamente diseñado puede ser bien ejecutado.

Al diseñar la capa de estanqueidad hay que tener en cuenta que solo hay que poner una capa, no dos paralelas, como a menudo se suele pensar si no se tiene una experiencia mínima. Esto es debido a que aunque en un punto esté hecha la hermeticidad por fuera y en el siguiente por dentro, no garantiza la hermeticidad del conjunto.

Problemas más frecuentes de la estanqueidad al aire

Las zonas típicas que pueden presentar problemas suelen ser:

  • Pasos de conexiones de la pared en las estructuras de madera.

  • La continuidad de la barrera de vapor en la albañilería o la construcción de madera.

  • Las juntas de la barrera de vapor, su continuidad y superposición.

  • Los cabios a la vista de un tejado.

  • Las conexiones de la pared con el forjado.

  • La colocación de ventanas y marcos de las ventanas.

  • Las salidas de instalaciones en la cubierta (lucernarios, chimeneas, etc.).

  • Las cajas de contraventanas, cajas de persianas.

  • Las penetraciones, habitaciones o huecos sin calefactar contemplados en la estética del proyecto.

Test de presurización

El sistema de medición permite la detección de infiltraciones y la comprobación del grado de estanqueidad de la envolvente exterior de los edificios. Su empleo es importante por motivos energéticos, de confort y de salubridad:

  • Debido a la presencia de infiltraciones el aire caliente fluye hacia el exterior, lo cual implica un elevado coste energético.

  • Dicho aire transporta humedad, con lo cual al enfriarse en la cara exterior de la envolvente se condensa y puede causar daños.

  • Utilizándolo se evita la entrada de corrientes de aire frio, logrando aumentar el confort de la vivienda.

  • También se favorece la salubridad al impedir la entrada de partículas de polvo.

    El test BlowerDoor se utiliza desde 1989 en Alemania para llevar a cabo mediciones de estanqueidad y hoy es uno de los más empleados a nivel mundial.

El test BlowerDoor consiste en colocar en una puerta o ventana un ventilador que extrae el aire del interior del edificio, al mismo tiempo que el aire exterior penetra a través de las infiltraciones. Durante el proceso se va tomando mediciones de los valores de infiltraciones que se producen. Es obligatorio que el resto de puertas exteriores y ventanas deben permanecer cerradas mientras que las interiores permanecerán abiertas.

    Para detectar con precisión las infiltraciones se puede recurrir durante la despresurización generada por el equipo BlowerDoor a la realización de una inspección de la envolvente del edificio para lo cual se puede contar con la ayuda de:

  • Anemómetros: permiten examinar todas la conexiones, juntas y penetraciones para detectar infiltraciones y determinar la temperatura y la velocidad del aire que accede a través de las mismas.

  • Generadores de humo: ideales para visualizar infiltraciones de compleja trayectoria.

  • Termografía infrarroja: la utilización conjunta de la termografía infrarroja y el test BlowerDoor permite la detección de infiltraciones complejas de manera rápida y sencilla.

Llegados a este punto y echando la vista hacia atrás, ya hemos hablado de los puntos más importantes del estándar Passivhaus. Pero aún nos quedan dos puntos muy importantes: la ventilación mecánica con recuperación de calor y las protecciones frente al sol en verano. Sobre este último hablaremos más en profundidad en nuestro siguiente artículo de la serie Passivhaus y veremos la importante que es pensar en el sol al diseñar una vivienda.

Publicado en Passivhaus y etiquetado , , , , .