Arquitectura alimentada por algas

A veces no somos conscientes de hasta dónde puede llegar la imaginación humana, su habilidad, su conocimiento y sobre todo su atrevimiento. Sin embargo, un día cualquiera, caminando por la calle nos topamos con edificios sorprendentes que como poco nos dan que pensar ¿Cómo se le ocurrió al arquitecto hacer esto? ¿Qué clase de ingeniero pensó esta solución? ¿Esto de aquí, para qué servirá?

Es el caso del edificio BIQ (Bio Intelligent Quotient) en Hamburgo desarrollado por la empresa internacional de diseño Arup, en conjunto con SCC Strategic Science Consultants y Splitterwerk Architects para la Exposición Internacional de Edificaciones de Hamburgo e inaugurado en 2013.

Sin eludir su diseño estético que ya resulta bastante novedoso, lo destacable de este edificio es que fue pensado y creado para ser alimentado por algas. Sí, has leído bien, algas. Claramente constituye un referente en cuanto a la arquitectura sostenible, eso sí, con una manera un tanto peculiar de ahorrar energía.

El BIQ es un edificio de 5 plantas y 15 apartamentos cuya fachada aloja una serie de paneles que a priori solo parecen tener un tono verdoso y que recubren parte del edificio, en concreto las fachadas que dan a la orientación Sur, pero no queda la cosa ahí, esos paneles son en realidad planchas de cristal que guardan en su interior agua con algas procedentes del río Elba.

Las algas viven en estas peceras a las que se inyecta, a través de un sistema de control y distribución, una mezcla de nutrientes y dióxido de carbono que activa el funcionamiento de las plantas acuáticas. Gracias a estas inyecciones y a la luz solar que reciben a través del cristal, las algas son capaces de llevar a cabo el proceso de la fotosíntesis que las mantiene vivas. Por otro lado, al ser las placas orientables se facilita la captación de la luz lo que las hace comportarse de la misma forma que una placa solar común, solo que biológica.

Hasta aquí, parece interesante, pero de ahí a ahorrar energía solamente con tener algas en la fachada hay un trecho. Sin embargo, la naturaleza es sabia y una vez más nos da soluciones…

Durante el verano, las algas crecen y por tanto aumentan su tamaño y su densidad en el interior de las placas, esto hace que los paneles se comporten como un aislamiento térmico de fachada, provocando que las paredes del edificio se calienten menos y por tanto, se necesite menos cantidad de energía en sistemas de aire acondicionado. Cuando la proporción de algas en los paneles es demasiado grande, el sistema de bombeo que lleva instalada la fachada es capaz de retirar parte de las mismas para transferirlas a otro depósito en el que se procesarán y se transformarán en biomasa que posteriormente será usada como bio-gas para electricidad exterior del edificio.

Además, la energía solar que captan los paneles y que no es utilizada para el ciclo de vida de las algas, se aprovecha y a través de intercambiadores de calor es destinada al abastecimiento de agua caliente y a la calefacción durante el invierno.

Del total de energía que consume el BIQ, casi el 50% es obtenido a través de este sistema, por lo que este ciclo que autoabastece al edificio durante todo el año lo convierte en un ejemplo de arquitectura eficiente desde el punto de vista energético y también desde el punto de vista del medio ambiente, ya que disminuye la huella de carbono de la construcción.

Con todo ello, no sólo la parte del ahorro económico es el aliciente de este edificio. Según avanza el crecimiento de las algas, los paneles que las albergan se oscurecen procurando sombra al interior de las viviendas y manteniéndolas más frescas en las horas de más calor con un efecto persiana. Además, el diseño ecológico, la armonía con el entorno, el interés que produce el poder observar la producción de energía renovable a través de las algas en continua actividad… todo y más hace que apetezca vivir ahí.

¿Qué opinas, te gustaría vivir en un edificio así? ¿Crees que de aquí a unos años podremos ver más ejemplos de arquitectura bioclimática con algas? ¿Quizá en España?

Publicado en Arquitectura, Bioclimática y etiquetado , , , , , .